¡ILLUSION ya a la venta!

Ya se puede adquirir Illusion via Amazon.com y CreateSpace eStore. Versión en español (English version coming soon)

Para adquirir Illusion:

Simplemente hay que proceder como con cualquier otro libro adquirido a través del portal Amazon.com, siguiendo cualquiera de estos vínculos:

https://www.createspace.com/3560955

http://www.amazon.com


El Arcano VI del Tarot, El Enamorado, muestra a un joven sumido en la indecisión entre dos opciones. Sus ojos apuntan a una mujer, mientras que sus brazos se dirigen hacia otra. Incluso su vestimenta, un jubón multicolor, refleja su estado de división interna. El protagonista de Illusion se encuentra asimismo inmerso en un proceso de fragmentación progresiva que conduce hacia un final imprevisible. El narrador cuenta una historia que le sucedió hace tiempo, cuando estaba en la veintena, en la que atraviesa una serie de experiencias que él, en aquel momento, no estaba en condiciones de comprender. Es solo en retrospectiva que es capaz de dar cuenta de ello. En Illusion, los personajes no son conscientes de que cambian y se redefinen constantemente en relación a su entorno y a los otros. Esta naturaleza alienante llega al extremo con el protagonista, que se encuentra siempre en la necesidad de un modelo al que imitar. El problema es que, cuanto más cerca está de ese modelo, más en competición entra con él para obtener el objeto de sus deseos.


Illusion es un proyecto artístico en forma de novela. Illusion es asimismo la pieza central de otro proyecto artístico llamado Primer Círculo. Algunas de las obras narrativas que forman Primer Círculo (obras sonoras, vídeo animaciones, instalaciones narrativas, leporellos, cut-outs…) han ido sufriendo un proceso a lo largo del cual se han ido viendo despojadas de sus componentes visuales y sonoros, hasta alcanzar una forma puramente textual. A continuación, todas esas narraciones sueltas han sido integradas en Illusion. De manera que la novela viene a ser una especie de patchwork de diferentes fragmentos, cuyas “costuras” han sido borradas de modo que no sean evidentes a primera vista. Siguiendo el proceso contrario, así como la escritura de Illusion progresaba, iba dando lugar a nuevos proyectos artísticos autónomos, dentro del contexto de Primer Círculo. Desde este punto de vista, Illusion funciona como el eje de una constelación de obras interrelacionadas que, en última instancia, refieren su significado a la novela.

El lector puede elegir entre dos posibilidades: bien leer Illusion como una narración coherente, autónoma, con una narración contada de principio a final; o bien, la experiencia de su lectura ofrece la opción de ser expandida al poner cada pasaje en relación con la obra de la cual procede o de la cual ha sido el origen. Estas obras están conformadas a su vez por cantidad de fragmentos visuales, sonoros y textuales, con lo que el juego de referencias se multiplica y expande, al mismo tiempo que las posibilidades de interpretación de la obra.

—————————————————————

Illusion será objeto de una serie de presentaciones públicas. La primera de ellas tendrá lugar el 14 de junio en 601 Art Space, Nueva York [www.601artspace.org]

Junto con la presentación del proyecto tendrá lugar una mesa de debate alrededor del fenómeno de la novela de artista. El panel estará formado por Erin Sickler (directora del programa curatorial de 601 Art Space), Christopher K. Ho (artista visual de Nueva York, autor de la novela “Hirsch E. P. Rothko”), Alexander Campos (director del Center for Book Arts, Nueva York) y David Maroto. Más información sobre el evento estará disponible en breve.

Más información sobre Illusion, en este link.

—————————————————————

Especificaciones técnicas:

Paperback (rústica)

220 páginas

Tamaño: 13 x 20 cm

Precio: 15 € / 20 $

ISBN-13: 978-1456599225
ISBN-10: 1456599224

Para leer un fragmento de Illusion, haz click en “Continue reading”

Fragmento del capítulo 3: Slave Chain

En momentos así, todo transcurre con una lentitud insoportable. Sabes que dejar de echar de menos a una persona es una cuestión de tiempo y ansías que pase lo más deprisa posible. Cuantos más cambios vitales se sucedan desde el instante de la ruptura, más te irás diferenciando del sujeto que la protagonizó, tu yo de antaño, hasta que finalmente no te reconozcas en aquel individuo que tanto sufrió por alguien a quien apenas recuerdas ya. Llegado a ese punto, no eres capaz de comprender cómo pasaste tantas noches de insomnio, ni cómo siquiera hubieras considerado que aquella persona mereciera la pena tanta desolación. Juzgando en retrospectiva, te avergüenzas de haber estado cegado por la intensidad de las circunstancias. Claro que ahora es fácil valorar fríamente lo que entonces te parecía un desenlace dramático. Te encuentras al cabo de un proceso de lentísimo desarrollo, de un movimiento de capas tectónicas psíquicas y emocionales cuya evolución escapa al control de tu voluntad. Al comienzo, cuando la ruptura está reciente, te encuentras en un estado enfebrecido, como si te hubieran amputado un miembro. De hecho, ya lo dijimos unas páginas atrás, esa percepción no dista mucho de la realidad. Puesto que, después de todo, si uno se ama a sí mismo a través del otro, aprender a renunciar a tu ser más querido supone admitir que hay una parte de ti que ha muerto y no va a volver. Sin embargo, incluso muerta, esa parte sigue retornando obcecadamente, como un zombi. Inmerso en la profunda densidad de la situación, sientes cada segundo como extremadamente pesado y parece que lleves una vida entera sufriendo cuando en realidad tan solo han transcurrido un día o dos, o apenas unas pocas horas. Si eres capaz de retener tus impulsos en esos momentos de crisis, cosa que yo no hice cuando no pude resistir la tentación de llamar a Natasha aquella noche; si eres capaz, digo, y dejas que pase el tiempo, empezarás a observar que las crisis se alternan con lapsos de ligereza y bienestar. A medida que el tiempo avanza, estos lapsos son más largos y duraderos, y las crisis más cortas y menos intensas. Las crisis en las que echas de menos al ser amado tienen una estructura ondulante. Al principio, las ondas tienen una frecuencia muy alta, con lo que no dan tregua a tu obsesión. Pero el proceso avanza ya imparable y esas ondas serán cada vez más planas y más espaciadas, hasta que al cabo desaparecen por completo. Puede suceder, curiosamente, que muchos años después sientas por un segundo una reverberación, un eco perdido de aquellas crisis, provocado por un olor que te recuerda a la persona en el pasado querida, o por una canción, o por cualquier otro estímulo que funcione como memento, y que te invade de improviso. No obstante, aquel recuerdo hace mucho que dejó de tener ningún efecto en tu estado de ánimo y puedes incluso permitirte el lujo de disfrutarlo en forma de nostalgia. Aunque al final, si pasa el tiempo suficiente, no queda ni eso, pasto del olvido, como todo.

Tagged , , , ,